Jesús Mari Lazkano “Natura Imaginis“ , 2014

Mayo /Septiembre 2014

Caspar David Friedrich en el Annapurna, 2013 Acrílico s/lienzo 125x200cm

Lazkano, expone en la Galería Altxerri de Donostia la nueva serie titulada Natura Imaginis. Desde el viernes 30 de Mayo.

Estos últimos trabajos recogen la obra realizada tras una larga estancia en la ciudad de Nueva York. Su última exposición en el País Vasco tuvo lugar en el Museo de Bellas Artes de Bilbao, bajo el título “De la arquitectura a la naturaleza” en 2010. En 2011 finaliza la ejecución del cuadro de grandes dimensiones (6 x 15 metros) instalado en la Torre Iberdrola en Bilbao, donde su aproximación a la naturaleza toma cuerpo pintando un sugerente bosque en el que nos invita a introducirnos. En 2012 y coincidiendo con su estancia en Nueva York, Lazkano expuso en ArtBridge Gallery en Beijing.

Cabría pensar que su estancia neoyorkina podría situarle nuevamente en un retorno hacia los temas arquitectónicos, como las recientes series dedicadas a los arquitectos Mies Van der Rohe o FrankLloyd Wright, pero lejos de esas expectativas, Lazkano acaba por centrar su ámbito temático en la Naturaleza. El denso y complejo entorno urbano le empuja a buscar la esencia de lo humano, despojado de lo anecdótico y lo artificial frente al mundo, frente a la naturaleza, necesitado de encontrar una simplicidad lejos del conglomerado construido donde un simple y predecible fenómeno natural, una nevada, es capaz de paralizar toda una ciudad.

Pero este giro temático, recurrente cíclicamente en su trayectoria, en un intento de limpiar de anécdotas el cuadro, buscando lo simple, silenciar la imagen, le lleva a un posicionamiento casi “dramático” con la naturaleza, en el sentido de buscar más allá de lo evidente, de lo “bonito”, más allá de lo complaciente, la mera contemplación…esto le lleva a indagar en aspectos más complejos donde el concepto de lo SUBLIME adquiere máxima importancia, situándose en un cierto distanciamiento pero frente a un paisaje inestable, volátil o imposible. Caspar David Friedrich, el romántico alemán, siempre fue un referente en su trayectoria y ahora vuelve con fuerza, pero en esta ocasión, tamizado o multiplicado por una visión surrealista, como la del homenajeado René Magritte en el cuadro “Pririoetako gaztelu. After magritte”, donde una cadena montañosa se mantiene ingrávida flotando sobre nosotros.

Lazkano nos presenta un “paisaje mental” más que real, en contraposición al paisaje “natural”, nos sitúa frente a una suerte de inestabilidad, un estado de duda razonable, sobre lo que vemos, que cuestiona nuestra propia relación con la naturaleza. En una sociedad donde nuestro acercamiento a la naturaleza es epidérmico y utilitarista, propiciada por una visión urbana, la obra de Lazkano indaga en las profundidades de esta relación y se acerca al paisaje protagonista y poderoso donde el ser humano casi ha desaparecido en su insignificancia. La naturaleza se sobrepone y muestra su faceta distante, arrebatadora y hostil, grandes glaciares que se precipitan desde el cielo, montañas invertidas, cordilleras flotando o mares que se hunden por grietas amenazadoras.

Lazkano nos invita a un viaje atrayente, inabarcable y sublime, mezclado con la belleza del instante y el reto de lo imposible, invitándonos a experimentar la fuerza incontrolable de la naturaleza.