Prudencio Irazabal “Lightship”, 2015

Septiembre /Noviembre 2015

ST. 12D 2015 Acrílico sobre tela 72x86cm

Prudencio Irazabal nace en Puentelarrá, Álava. Su obra ha trascendido las fronteras nacionales y ha sido parte del panorama artístico neoyorkino desde principios de los noventa hasta la actualidad.
Actualmente presenta en la galería Altxerri sus últimos trabajos bajo el título “Lightship.

Se podría pensar que una pintura así de transparente, tan empeñada en mostrar su
interioridad, por fuerza tiene que estar ocultando algo. Pero la ocultación es lo propio de
la pintura. Las revelaciones de la pintura son solo posibles por medio de una compleja
maquinaria de velado. Nosotros mismos, entregados a la sensación de acceso privilegiado que la transparencia insinúa, es seguro que contemplamos para descifrar, pero quizás también para ser testigos de lo que se está queriendo velar, del filtro a través del cual el mundo se constituye en pintura.

Ocultos los límites, la localización del color, el gesto, la factura, el relieve, que han formado parte del proceso, sustituidos el color y la luz por el dibujo y la forma, las pinturas de LIGHTSHIP quedan más sujetas a la gravitación, al impulso hacia el fondo, que al desplazamiento en extensión. No solo porque sepamos que se hicieron en horizontal, con las capas de materia descansando sobre sí mismas, sino porque gracias a la inmediatez de la transparencia podemos percibir pequeños cambios al movernos delante del cuadro.

La estratificación como recurso y las capas traslúcidas como esponja ávida que no rechaza ningún color son el suceso y el medio de la pintura: el tránsito de la luz en un interior. El color es la materia que sirve para modelar la luz, estrechando la relación entre los simples materiales de la pintura y aquello que rebasa su propia naturaleza.

La extensión, escenario de la diversidad cromática, permite al ojo atravesar las capas que velan el
blanco de la tela y se convierte en envolvente, en el cierre de la pintura.La ocultación, en efecto, es
el otro lado de la transparencia, el acto de exhibicionismo que establece un acceso condicionado a las obras. Y de esta condición puede derivar una actitud, la de observar por una puerta entreabierta para que la mirada comience a construir.


El sufijo inglés –ship significa “estado o condición de”, “habilidad para”, y se añade a sustantivos personales para significar una cualidad, estado u oficio. Nunca se añade a objetos inanimados. Si
fuera correcto añadirlo, LIGHTSHIP vendría a referirse a la facultad humana de la luz, a lo que del actuar humano tiene la luz.