Begoña Zubero “V/E Villaggio Eni”, 2017

Noviembre /Diciembre 2017

Serie V/E 2015-2017 Foto PA + tirada de 3, 60x90cm

Este viernes, día 3 de noviembre, la galería Altxerri, presenta dentro del programa de la 1ª Bienal Internacional de Arquitectura de San Sebastián, la exposición de la artista bilbaína Begoña Zubero, titulada: “V/E Villagio Eni”.

Begoña Zubero (Bilbao, 1962) se formó como fotógrafa en Madrid y Nueva York. A lo largo de su carrera ha transitado distintos géneros, desde la fotografía realista de sus espacios urbanos y naturalezas muertas hasta su experimentación con la abstracción de la fotografía subjetiva.

Atraída por la arquitectura de poder de los regímenes totalitarios europeos del siglo XX llegó a Roma en 2002, punto de partida de su proyecto Existenz. Tras Berlín, Varsovia, los campos de concentración de Auschwitz, Birkenau y Maidanek, Moscú y Yerevan, volvió a Roma en 2012 instalándose en la Real Academia de España.

Sus últimos cuatro años de residencia en Italia han tenido como resultado la serie titulada “Gente del Po”, presentada recientemente en la Kutxa Kukltur Artegunea (Edificio Tabakalera, Donostia-San Sebastián) y “V/E Villagio”, que la artista desarrolló en el contexto del proyecto Dolomiti Contemporanee.

El Villagio Sociale ENI (Ente Nazionale Idrocarburi) fue ideado por Enrico Mattei, impulsor del ENI en los años 50 con la idea ( dentro de lo que en Italia se denominó ”apertura a la izquierda”) de veraneo social para las 6000 personas dependientes del ENI, desde los dirigentes hasta los operarios mas rasos, sin distinción jerárquica. Así, a lo largo de 125 hectáreas inmersas en medio del bosque alpino, el arquitecto Edoardo Gellner proyecto este villagio compuesto de:263 villas unifamiliares, unas colonias para niños, un campamento para jóvenes, un albergue, una iglesia ( Ntra Señora del Cadore, proyectada junto a Carlo Scarpa) y un centro cívico. Todo ello correspondiendo a una tipología vanguardista y muy innovadora en la época: minimalista, ecológica y plenamente integrada en el paisaje.

El Villaggio tuvo su apogeo en los años 60, coincidiendo con las olimpiadas de invierno en Cortina D´Ampezzo,y posteriormente fue decayendo hasta el año 2000 en el que se cambia la gestión y entran nuevos proyectos.

Las fotografías de la exposición se centran en las instalaciones de la colonia para niños, en el impresionante edificio de Edoardo Gellner ahora mismo en vías de recuperación a través de intervenciones de artistas.

 

Begoña Zubero “E 42”, 2014

Febrero /Mayo 2014

ST. 2013 inyeccion tinta s/papel hahnemühle 50x70cm

Tras haber narrado la ausencia y recorrido la memoria a través de su trabajo en Roma, Berlín, Polonia, Rusia, Armenia y los Pueblos de Colonización del siglo XX, Begoña Zubero torna al origen con una sutil obra que regresa al barrio romano del EUR.

Esta vez, su mirada no se posa sobre los edificios construidos para la que debía haber sido la gran Esposizione Universale Roma, conocida también como E 42, sino sobre la ampliación que por cuestiones prácticas se realizó sobre uno de ellos en el periodo de posguerra.

Escrito de Enrique Martínez Lombó

Begoña Zubero, “Tempelhof”, 2009

Noviembre /Enero 2010

La exposición es un trabajo fotográfico realizado en torno al mítico aeropuerto de Berlín, cerrado al tráfico aéreo durante el añó 2008, Tempelhof, de Begoña Zubero, también es el último proyecto fotográfico publicado por EXIT dentro de su serie de libros de fotografía tanto de artistas españoles como extranjeros, famosos y desconocidos, siempre que tengan un interés específico y no hayan sido publicados anteriormente. 
 
“Entre todos los edificios que han sobrevivido a la convulsa historia de Europa en el último siglo y que perviven como una huella de la historia inmediata, el aeropuerto de Berlín, Tempelhof, sobresale no sólo por la belleza y singularidad de su diseño y construcción, sino por ser un símbolo de la ciudad, haber protagonizado momentos históricos en la vida de la ciudad, y porque su cierre definitivo ha sido ya decretado, cambiando en este principio del siglo XXI un uso que definió y marcó toda la vida económica, social e histórica de Berlín en el siglo XX. Cierra, sí, un símbolo del poder del nazismo, un edificio mágico en sí mismo y que ha atravesado prácticamente un siglo con su inmensa presencia”.
 
“Las imágenes que Zubero ha creado no sólo refuerzan la presencia, sin duda ya eterna, de Tempelhof, sino que le dota de una vida paralela, una vida silenciosa y anclada en un tiempo indefinido. En un riguroso blanco y negro, Zubero fragmenta cada plano, cada curva, muestra con detalle los pasillos, la fachada, los servicios, sin que nunca veamos todo el cuerpo a la vez. Estas imágenes se recrean paseando por las curvas infinitas de un edificio que sigue siendo el más grande de uso civil en Europa, y el segundo del mundo después del Pentágono en Washington. Son fotografías de silencio, vacías de presencia humana pero cargada de vestigios, frías y que pertenecen a un tiempo que no es éste, definitivamente, que no es el tiempo, el momento en el que han sido tomadas. Son fotografías autónomas, que parecen alejarse del sentido del lugar para centrarse en mostrarnos la fría belleza de la línea curva”.
 
 

Carlos Irijalba/ Begoña Zubero, 2005

Abril /Mayo 2005

Carlos Irijalba no remiten tanto a la fotografía como a la elaboración de un lenguaje de reconstrucción de la percepción; además, a pesar de su reiterado tema arquitectónico, no se plantean como un a reflexión sobre la arquitectura… estas imágenes deberían relacionarse con la especulación PROUN de El Lissitzki, algunas piezas suprematistas de Malévitch y, más estrechamente, con la fenomenología perceptiva del minimalismo y la exploración del no-lugar de Robert Smithson.

F.J. San Martín

.

Begoña Zubero
“…He fotografiado lugares donde en un momento de la historia del siglo XX han ocurrido acontecimientos extraordinarios y estremecedores determinantes para entender hoy la situación política y social”… “Son extraños y siniestros, fantasmas de lo que muchos quieren olvidar, presencias que otros se ven obligados a conservar” … ” Y yo he intentado colarme en la vida cotidiana de aquella vida cotidiana, para tratar de recoger una esencia…”