Unai San Martín, 2006

Noviembre /Diciembre 2016


Las obras se unifican temáticamente por su tratamiento de determinados ámbitos espaciales y se subdividen en conjuntos expresivos con un elemento que se reitera: el agua, la bruma, ramas silvestres, carreteras que surcan paraísos terrestres, sombras.

“Mi intención en este caso, comenta Unai San Martín, era la de recrear un paisaje que habitara dentro de la mente, una topografía mítica que trascendiera el lugar concreto.”